Buscar este blog

sábado, 18 de febrero de 2012

Bacalao a la llauna

Hoy os presentamos una receta típica de Cataluña: Bacalao a la llauna. Es un plato relativamente sencillo de hacer que admite muchas variantes, pero si aseguráis una buena materia prima podéis estar tranquilos de que os saldrá estupendo.

Después de la receta os acompaño una explicación mucho más detallada sobre el Bacalao (procedencia, propiedades,,,) para quien tenga curiosidad.

Bien pues vamos allá:




























































Ingredientes (4 personas)

  • 4 lomos de bacalao
  • 4 dientes de ajo
  • 200 ml. de vino blanco seco
  • 15 g. de pimentón
  • Harina para rebozar
  • Perejil
  • Pimiento morrón para adornar
  • Aceite de oliva



Preparación
  1. Poner en remojo los trozos de bacalao durante 24 horas aproximadamente, cambiando el agua 3 o 4 veces. Cuándo estén desalados, escurrir y secar con un trapo.
  2. Poner una sartén al fuego con aceite y una vez caliente, pasar los trozos de bacalao por harina, sacudirlos para que no estén rebozados en exceso y freírlos de forma regular.
  3. Colocarlos sobre una bandeja para el horno y en el mismo aceite freír los ajos pelados y cortados en láminas. Cuándo empiecen a dorarse, retirar del fuego y añadir el pimentón, remover rápidamente, echar el vino blanco y volver a poner la sartén al fuego para que reduzca un poco.
  4. Verter la mezcla sobre los trozos de bacalao, espolvorear con el perejil e introducir la bandeja en el horno precalentado para que se caliente un poco.

Espero que os salga genial!!!

Que os aproveche!!!!


Y para los que tengan interés aquí os dejo un material sobre el Bacalao, esperamos que os guste!!!



El Bacalao

El bacalao es uno de los peces más capturados del mundo. En Europa suele salarse y dejarse secar, esta es una de las más antiguas formas de conservación del pescado. Antiguamente, cuando no habían congeladores ni neveras, el salado era la solución para que los pueblos alejados del mar pudieran comer
pescado.

El bacalao puede encontrarse y consumirse fresco y congelado. Puede cocinarse de mil maneras y se puede afirmar que todos los tipos de cocción le van bien.

Sus huevas se consumen frescas ahumadas o saladas. La lengua, las cocochas* y el hígado son comestibles y su carne es magra, delicada y consistente.

De su hígado se obtiene un aceite de alto contenido en vitamina C. Durante siglos, en el occidente cristiano, el bacalao ha ido unido a la rigurosa abstinencia de la Cuaresma. Posteriormente por ser un ingrediente muy económico se extendió convirtiéndose en una comida cotidiana. Este es el motivo de su presencia en la  cocina mediterránea y en cocinas de otras latitudes.

Existe una cocina nórdica del bacalao : la noruega, la islandesa y la danesa . En España la cocina del bacalao nada tiene que envidiar a la nórdica, sus formas de cocinarlo en el mundo ibérico son numerosas y llenas de una acertada creatividad y fantasía.

En el Pais Vasco cocinan el tan apreciado bacalao al pil- pil, podemos degustar los deliciosos bacalhaus a la portuguesa de Portugal y, como no, el conocido potaje español de vigilia y en el caso de Cataluña la receta de bacalao que ha tenido más difusión es el bacalao a la llauna.

Este sencillo plato ha pasado de las antiguas casas de comidas y fondas a las cartas de sofisticados restaurantes.

Algunas veces se ha añadido a esta receta, por encontrarla tan sencilla algún ingrediente más afín de enriquecerla, pero, esta receta, como el bacalao al pil- pil de los vascos, cuanto más sencilla, mucho mejor.

Por lo tanto es estrictamente necesario para su elaboración, utilizar ingredientes de la mejor calidad posible; bacalao correctamente desalado y de la parte gruesa del lomo, pimentón y un buen aceite de oliva.

Hay quien añade pimiento asado o un poco de vino blanco, pero sin olvidar en realidad cuales son sus ingredientes básicos.

*Se llama cococha a la parte inferior de la barbilla del bacalao y la merluza

1 comentario:

  1. Que buena pinta tiene ese bacalao!! Para chuparse los dedos;)

    ResponderEliminar